143 Carta de Rocío del Carmen Serrano Barquín

¡Hola futuras investigadoras en turismo! Soy una mujer meztiza de 68 años de edad, separada, con tres hijos y tres nietos. Nací en 1953, el año en que se otorgó el voto a la mujer en México; no obstante, el papel de las mujeres en la sociedad mexicana correspondía más al siglo XIX que al XX. Cuando las mujeres terminábamos de estudiar la secundaria, las que estudiábamos, teníamos tres opciones, estudiar para maestra de preescolar o primaria, enfermería o secretaria. Pero a mi no me gustaba ninguna de las tres, entonces, una prima me dijo que estudiara la preparatoria y tendría tres años más para decidir lo que quería estudiar. Así, en 1968 me inscribí en la prepartoria, y fue el primer año, a decir de mis profesores, que había tantas mujeres inscritas.

Al terminar la preparatoria elegí el Instituto de Humanidades, donde se ofrecía la carrera de Geografía, entre otras opciones. Cuando cursaba el segundo año me casé y tuve a mi primer hijo. A pesar de las dificultades que esta nueva condición representaba, decidí continuar mis estudios, pero debía cumplir con las obligaciones que como esposa y madre me correspondían. Yo creía que ése era mi papel y era lo que se esperaba de mi; además, mi esposo también así me lo confirmaba constantemente. Cuando terminé la licenciatura en Geografía, le dije a mi esposo que quería trabajar, él era el jefe de familia y él tomaba las decisiones, yo tenía que pedirle permiso de todas las actividades que quería hacer fuera de casa y finalmente accedió a que trabajara, pero debía ser únicamente en la mañana, para que en la tarde realizara mis tareas domésticas y cuidara a mis hijos.

Todos los empleos que encontré eran de tiempo completo, así que no los podía tomar. Fue entonces que un compañero de la universidad me invitó a dar clases en la escuela preparatoria de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEMex). Era 1975 y así empezó mi carrera académica, los primeros años me dediqué únicamente a impartir clases; pero siempre tuve el sueño de seguir avanzando. Quiero aclarar que no todas las mujeres de esa época eran como yo, había mujeres más liberales y que se desenvolvían sin las limitaciones que yo aceptaba. A los 35 años convencí a mi esposo que me permitiera estudiar la maestría. Obtuve el grado de maestra en Planeación Urbana y Regional en 1991 con felicitación especial. Para entonces, ya me había cambiado a la escuela de Planeación Urbana y Regional y fue cuando empecé realmente a investigar en torno al ordenamiento ecológico del territorio y la sustentabilidad.

Por motivos personales, en 1997 me cambié a la Facultad de Turismo, en donde fundé con mis alumnos de maestría Graciela Cruz, Romano Segrado y en especial Armando Enríquez, la primera revista científica especializada en Turismo de México: El Periplo Sustentable, era el año 2000; con el tiempo, lograríamos transformarla de una revista arbitrada en una revista indizada y reconocida a nivel internacional. Actualmente,  con el apoyo de Daniela Palmas y Ambar Arango, mantenemos su calidad y prestigio.

En el 2003 tomé la decisión de separame de mi esposo y estudiar el doctorado en Ciencias Ambientales, en cuya estructuración participé como representante de la Facultad de Turismo y Gastronomía, pues es un programa en el que colaboran cinco facultades de la UAEMex, con sede en la Facutad de Química. En el 2006 obtuve el grado de doctora con Mención Honorífica.

Como pueden observar, mi vida no fue cómoda, tardé mucho más que la mayoría de las mujeres en obtener el doctorado (a los 53 años), pero siempre tuve en mente hacer mi mejor esfuerzo en todas y cada una de las fases de mi vida y siempre tuve personas que me apoyaron a seguir adelante, desde mis padres que me ayudaron en todos los sentidos, mis hermanos que siempre han estado a mi lado, a mis hijos que son el motivo que me mueve a hacer lo que hago y mis compañeros y compañeras de trabajo que confiaron en mi y me dieron responsabilidades que yo misma, en ocasiones, pensé que no podría cumplir. Por eso siempre trato de apoyar a mis alumnos, pero en especial a mis alumnas, porque todavía hoy, persisten la intolerancia, la subordinación y la violencia.

Hay muchas cosas que podría decirles a las futuras investigadoras, tal vez las más importantes son que nunca dejen de soñar en ser mejores y que son capaces de llegar hasta donde quieran llegar, que es posible compaginar la vida personal con la profesional y que siempre deben pensar en si mismas y en los demás, que sus investigaciones ayuden a otras mujeres a salir de la pobreza y la marginación.

Considero que el turismo puede ser un verdadero instrumento para alcanzar el desarrollo, en especial nuestra propuesta de Turismo Armónico, que considera al turismo como otra forma de pensar y hacer turismo, como un derecho humano al que todas las personas deberían tener acceso, desde las más ricas a las más humildes, el turismo también puede transformar la vida de las personas con experiencias valiosas y empoderar a las mujeres y a las comunidades que participan de esta actividad y fenómeno social.

Todavía hay mucho que hacer, mucho que explicar y mucho que transformar, tomen en sus manos su futuro y el de las personas a las que puedan tocar a través de la investigación del turismo. No olviden los valores que deben regir nuestra vida personal y profesional, respeto, honestidad, empatía. Considero que el conocimiento se construye de manera colaborativa y a partir de la reflexión y la discusión que sólo se da al colaborar con otras colegas, así que trabajen en equipo.

No se detengan, no importan las dificultades, no dejen de soñar, el futuro les pertenece!!!

Rocío del Carmen Serrano Barquín

Universidad Autónoma del Estado de México, México

Licence

Icon for the Creative Commons Attribution 4.0 International License

Women’s voices in tourism research by Antonia Correia and Sara Dolnicar is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International License, except where otherwise noted.

Share This Book